1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://pelo.about.com/od/cuidado/a/El-Lavado-Perfecto.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

El lavado perfecto

Cinco errores que no debes cometer nunca más

Por

El lavado perfecto
Foto © 123RF

Que tu cabello quede brilloso y sedoso después de lavarlo, va más allá de usar un buen champú y acondicionador. Más bien, tiene que ver con la temperatura de agua que utilices y la manera en que apliques esos productos. Según expertos en cabello, muchas mujeres desconocen la manera correcta de lavar sus melenas. A continuación los errores más comunes y cómo evitarlos:

Comprar el producto incorrecto

Encontrar el champú perfecto para ti no es una tarea fácil; es como hallar la base perfecta para tu rostro; tienes que probar muchos hasta encontrar el mejor. Comienza por buscar uno bajo la línea de tu cabello: reseco, dañado, grasoso, normal o procesado con tinte o químicos. Antes de comprarlo, lee las reseñas que hayan escrito otras en Internet; esto te dará una idea si debes tratarlo o no. Por otra parte, dicen que debes cambiar tu champú cuando ya no responde tan bien como lo hacía antes, pero no tiene que hacer así. Lo que sucede es que el exceso de residuos de productos en el cabello y otros factores como el clima pueden hacer que tu pelo no responda de la misma manera. Esto lo resuelves usando un champú clarificante cada dos meses o cuando sea necesario; así el champú perfecto para ti siempre te funcionará.

Aplicar el champú directamente de la botella, sin diluirlo

Económicos o costosos, cualquier tipo de champú tiende a ser concentrado y si no logras enjuagarlo 100 por ciento bien cuando lavas el pelo, puedes dejar residuos en el cuero cabelludo; creando resequedad, caspa o grasa. Y eso lo puedes evitar al mezclar la cantidad de champú que generalmente usas en un lavado con tres a cinco onzas de agua en una botella plástica. Agítalo y mézclalo bien.  Procede a lavar tu cabeza dos o tres veces, dependiendo cuán sucio esté tu pelo.

Usar la temperatura de agua inadecuada

El agua caliente es fatal para el pelo, pues abre demasiado la cutícula, partiendo la hebra. Antes de aplicar el champú, empapa bien el cabello con agua tibia para abrir un poco la cutícula y  comenzar a eliminar el aceite, la laca y otros residuos de productos. Sigue utilizando el agua tibia para quitar el champú y enjuagar el acondicionador. Finalmente, deja caer agua fría por tu cabeza, durante unos 30 segundos o más; el frío permite que la cutícula cierre bien, lo cual genera brillo natural.

Aplicar el acondicioador incorrectamente

No importa si tu cabello es reseco o grasoso siempre debes aplicar el acondicionador desde la mitad del cabello hacia abajo. Luego, puedes pasar tus manos casi limpias por la raíz y el resto del cabello. Espera un minuto y comienza a desenredar el pelo con un peine ancho de abajo hacia arriba para que no se parta el pelo. Nunca está de más dejar el acondicionador un minuto extra de lo que recomiendan las instrucciones del producto. Si el cabello está demasiado enredado por causa del viento, la playa, la piscina o un peinado especial es recomendable que utilices un producto para desenredar antes de lavar el cabello. “Ojo” con la cantidad de acondicionador que aplicas, poner mucho no acondicionará más tu pelo, sino que lo puede tornar grasoso.

 

Lavarlo demasiado

Aunque vayas al gimnasio todos los días, no es recomendable que laves tu cabello a diario porque le robaría el aceite natural dejándolo opaco y quebradizo. Lo aconsejable es lavarlo cada dos o tres días. Una opción para quienes sudan el cabello todos los días es el “dry shampoo”. El champú seco es un tipo de polvo en aerosol que,  además de eliminar la grasa,  brinda volumen y frescura al cabello.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.